Cienciología: George Seidler, Ahí desde los Albores de Dianética


Cuando George Seidler leyó Dianética: La Ciencia Moderna de la Salud Mental en Julio de 1950, el libro ya estaba rompiendo records. Publicado dos meses antes, se elevó como cohete en la lista de mejores vendidos del New York Times, y se mantuvo por 100 semanas.

Seidler, entonces un universitario de posgrado de 27 años de edad, estaba estudiando en la Universidad en California. Como médico durante la Segunda Guerra Mundial—se rehusó a cargar una pistola—ganó una Medalla Estrella de Bronce por valentía a los 21 cuando salió de las trinncheras a un campo bajo fuego y llevó a soldados heridos de regreso a la seguridad, salvando sus vidas.

“Supe acerca de Dianética de parte de un compañero de la universidad,” dice Seidler. “Era un científico y un escéptico de escépticos. Mi filosofía era—a menos que lo puedas ver, tocar, sentir, no vale la pena. Le dije a mi amigo: ´Sid, eres una persona inteligente. ¿Como puedes estar en esas cosas?´ Pero me sentía intrigado y conseguí una copia del libro y comencé a leerla.”

En la página 2, Seidler se encontró con algo que cambió su actitud por completo.

“L. Ron Hubbard escribió que un Hombre es básicamente bueno,” dice. “Siempre creí eso, pero nunca encontré a nadie que compartiera mi punto de vista—ciertamente no en las religiones que conocía—pero ahí estaba L. Ronald Hubbard que lo decía. Mi esposa también se interesó y comenzó a leer el libro.”

Seidler decidió que quería consejería de Dianética. Su amigo Sid y él fueron a Los Ángeles a la recién abierta Fundación de Investigación de Dianética Hubbard.

“Cuando llegamos a L.A., los periódicos estaban anunciando que L. Ronald Hubbard estaba en la ciudad para entregar sus primeras conferencias públicas de Dianética,” recuerda Seidler. “Habían unas 6,000 personas en el Auditorio Shrine para escucharle—el auditorio estaba repleto. Unos días después, yo era una de las 400 personas en el primer curso. Cada mañana, Ron daba sus conferencias.”

Seidler describe cómo era haber conocido y trabajado con L. Ronald Hubbard: “Ron era un genio y uno de las personas más talentosas y prósperas que han vivido. Nunca se ponía sus aires. Siempre era fácil hablar con él y acercársele.”

El resultado de la primera sesión de Dianética de Seidler fue más allá de sus expectativas, pero los resultados de cuando comenzó a entregar Dianética a otros le impresionaron aún más.

Seidler ha sido un auditor de Dianética desde ese entonces. Y desde esa primera sesión ha estado ayudando a las personas con Dianética.

A sus 89, sigue siendo el Director de la Iglesia de Scientology Misión de Peoria (Illinois), y aún audita Dianética. Y se sigue sorprendiendo de lo que hace por la gente.

Para conocer a más de 200 Scientologists y escuchar sus historias, ve los videos de “Conoce un Scientologist” en http://www.scientology.org.mx

 

Anuncios

¿Qué piensas de este artículo? Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s