Torre Pemex: La Historia desde la Zona Cero


Imagen

Rescatistas nos cuentan la dura experiencia vivida desde dentro de la Zona Cero tras la explosión en la Torre Pémex.

México, D.F:

Alejandro del Llano (Alex, como le llaman sus amigos) es un Mexicano como pudiera ser cualquier otro. Residente de la capital desde nacimiento, Alex vive una vida tranquila y familiar. Sin embargo a sus 32 años ya ha servido como voluntario y rescatista en desastres tales como el terremoto en Nauta, Perú, las inundaciones de Barranquilla, Colombia, el terremoto de Haití y el Tsunami en Japón y otros mas. Desde el 2005, él ha sido dirigente en México de un equipo conocido como los “Ministros Voluntarios” de la Iglesia de Cienciología (Scientology), programa de respuesta al desastre que nació desde mediados de los setentas.

El Jueves pasado, Alex estaba terminando de comer cuando vió en las noticias que había acaecido una fuerte explosión en la Torre B2 de las oficinas corporativas de Pemex. Inmediatamente llamó a su esposa para decirle que no lo esperara para la cena, tomó su uniforme de Topo y se traslado tan pronto como pudo a la Zona Cero del desastre. Sabía que ahí se encontraría con sus compañeros rescatistas. Para estos rescatistas-voluntarios, salvar la vida de otros es la más alta prioridad, aún si eso significa sacrificar la propia.

“Me empuja un deseo de ayudar a otros, ese deseo de darle esperanza a la gente que tanto la necesita. Me empuja el poder dar algo de consuelo a las personas que no saben si sus familiares están vivos o han perdido la vida, pero que están sufriendo por la incógnita al no saber el paradero de sus seres queridos,” explica Alex cuando se le cuestiona acerca de cual es el motivo de que un individuo arriesgue su vida como voluntario para salvar la vida de ajenos, sin pago ni remuneración, al adentrarse en una zona de desastre, a sabiendas de que probablemente nunca vuelva a ver a su familia.

Pablo Arriaga, también un miembro de los Voluntarios de Cienciología desde el 2005, y quien recientemente completara su entrenamiento como Topo, se encontró con Alex a la entrada de la Zona Cero. Aunque Pablo es relativamente nuevo como Topo, tiene ya bastante experiencia en respuesta al desastre. La mayor parte del 2010 y el 2011, Pablo se la pasó lejos de su esposa y familia sirviendo como voluntario en Haití tras el devastador sismo que dejó en ruinas la capital de dicho país y que le quitó la vida a casi tres cientos mil.

Pablo relata su sentimiento al llegar a la Torre Pemex: “Confusión y temor. Eso fue lo que sentí. Esta es mi ciudad, mi gente. He vivido el dolor de nuestros hermanos Haitianos, pero no hay nada como vivir una tragedia justo en casa. Yo no perdí a ningún ser querido; pero muchos sí perdieron a sus familiares, y yo estaba ahí para ayudar, no tenía el lujo de quedarme paralizado con el miedo.”

Para poder ingresar dentro del edificio afectado por la explosión, fuertemente resguardado por elementos del ejército y la policía federal, mostraron su identificacion que los acreditaba como rescatistas profesionales. Al entrar, encontraron a otros de sus compañeros: Topos de enorme experiencia, miembros de la heroíca Brigada Internacional de Rescate Tlatelolco-Azteca A.C., fundada y presidida por Héctor “El Chino” Méndez, quien comenzó sus labores como “Topo” en 1985, tras el terremoto que devastó la capital mexicana, de dónde la organización nació y se hizo internacionalmente reconocida. “El Chino” ha continuado ininterrumpidamente su servicio como voluntario-rescatista por más de un cuarto de siglo. Al igual que los Ministros Voluntarios de Cienciología, grupo con el que estos Topos hicieron alianza tras el terremoto de Haití, los Topos han arriesgado su vida en numerosos sitios de desastre.

Aunque en un principio sólo había confusión, pronto las autoridades, que estaban prestas a hacer el trabajo de la manera más efectiva posible, comenzaron a coordinar los esfuerzos tanto de los militares y marinos, así como de voluntarios y rescatistas de diferentes organizaciones, tales como los Topos, la Cruz Roja, Bomberos de Pemex, ERUM, entre otros.

“Las actividades fueron rápidamente organizadas y comenzamos la búsqueda y rescate de posibles sobrevivientes y víctimas de manera coordinada con las autoridades y personal del ejército que estaba en el área. Nunca sabemos si vamos a encontrar vida, pero siempre tenemos la esperanza de rescatar a personas aún con vida,” relata Alex.

Después de horas buscando sobrevivientes, las alarmas de evacuación sonaron. Los rescatistas salieron rápidamente del lugar de desastre: había peligro de que la estructura del edificio B2 cayera sobre ellos. Sin embargo, aunque el peligro era latente, los peritos y las autoridades, después de una exhaustiva evaluación, dieron su aprobación para que las labores de búsqueda y rescate continuasen.

“Las madrugadas eran lo más difícil, el frío calaba hasta los huesos. Nuestros trajes están hechos para poder entrar a los hoyos y entre los escombros en las estructuras colapsadas, pero no para soportar el frío,” explica Alex.

Por lo menos en esta ocasión el alimento no era un problema, en otros desastres donde Alex y Pablo sirvieron, la comida era tremendamente escasa. “La comida no faltaba, y eso era muy importante para que los rescatistas, voluntarios y autoridades que estaban laborando en el área siguieran su labor con fuerzas. Realmente se vivió mucha solidaridad por parte de los vecinos del área, que venían a ofrecer ayuda, nos traían tortas, un cafe o un refresco, y en medio de tanta destrucción eso es algo que agradecemos muchísimo,” dice Pablo, quien después describió que para él una de las cosas que aprendió sobre este desastre es que sí existe la solidaridad entre mexicanos, sobre todo en tiempos de necesidad.

El saldo final tras la tragedia se contabilizó de manera oficial en 37 muertos. En las primeras horas tras el incidente, algunas personas fueron encontradas con vida. Pero conforme transcurrían las horas, y las acciones de rescate se volvían cada vez más complicadas, la esperanza de encontrar vida disminuía. El viernes, después de 31 horas practicamente continuas en la zona cero, tanto Alex como Pablo estaban exhaustos, al igual que sus compañeros rescatistas. “Sabíamos que teníamos que trabajar lo más rápido posible. Los familiares estaban allá afuera, esperando resultados. Aunque estabamos exhaustos, teníamos que continuar. La esperanza muere al final,” dice Pablo.

Sin embargo, las actividades de rescate no habían terminado, aunque temporalmente daban lugar a los completos peritajes por parte de las autoridades. Un nuevo contingente de Topos los relevó temporalmente para que pudiesen descansar unas horas.

Al día siguiente Pablo y Alex regresaron a la Zona Cero. Aún habían personas, vivas o muertas, que rescatar. Pero sobre todo, los familiares de las víctimas seguían sin respuesta acerca del destino final de sus seres queridos.

Una de esas víctimas era la madre de un Bombero de Pemex. Aunque dicho Bombero sabía que muy posiblemente su madre había fallecido en la explosión, pidió ayuda a los Topos para que le ayudasen a encontrarla. “Los Topos como grupo decidimos brindarle todo nuestro apoyo, y prometimos no irnos del área sin encontrar a su madre” dijo Alex. Al fin, después de ardúas horas de búsqueda, el cuerpo de la víctima fue encontrado.

“Cuando una persona pierde a un familiar en una de estas tragedias, y no sabe su paradero, es importante encontrarlo, aunque ya haya fallecido. Esto permite que las personas estén en paz y tranquilas y que despidan a sus familiares apropiadamente,” dice Alex.

Después de días de trabajo, y tras encontrar a la última víctima, las labores de rescate se dieron por completadas para dar paso a la remoción de los escombros restantes.

“Es verdad, esta es una terrible tragedia. Estamos de luto y estamos con las personas que perdieron a sus seres queridos en la explosión. Lo que sí puedo decir es que tanto las autoridades como nuestros compañeros rescatistas, hicieron un gran trabajo. Ahí se vivió un espíritu de ayuda. De solidaridad. Ahí se ve que todos podemos dar nuestro granito de arena para ayudar a México, aún en situaciones tan duras como esta,” dice Pablo.

Los Topos se retiraron a sus hogares. Con sus familias. A sus trabajos. A su vida cotidiana. Son héroes, aunque muchas veces no quieran aceptarlo y ni siquiera busquen el reconocimiento.

“Son nuestros héroes, por gente como ustedes, México sigue en pie,” dijo una trabajadora de Pemex que se mantuvo en las inmediaciones de la zona de desastre a uno de los Topos.

“Nos han dicho que somos héroes, pero los verdaderos heroes son los familiares de las personas que perdieron su vida. Ellos tienen que llenar un hueco que quedó al perder a uno de sus familiares, van a tener que trabajar más, van a llevar ese peso extra durantre el resto de sus vidas. Van a florecer y prosperar aún a pesar de la tragedia y la pérdida. Ellos van a sacar adelante a sus familias, y eso es algo con lo que van a vivir el resto de sus vidas. Y eso es más que estar aquí unos cuantos días como nosotros. Por esa razon yo los considero a ellos los verdaderos héroes, ya que a pesar de su gran dolor toman la fuerza para poder afrontar lo que les depara el futuro y aun asi florecer y prosperar. A ellos, mi más grande aprecio y admiración,” concluye Alex del Llano, cuando se le pregunta sobre qué siente al formar parte de un equipo de héroes como los Topos.

Para mayores informes sobre la Brigada Internacional de Rescate Tlatelolco-Azteca A.C. visite: http://topos.org.mx/w/

Para mayor información acerca del programa de Ministros Voluntarios de Cienciología, puede visitar: http://mx.volunteerministers.org/home.html

 

 

 

 

 

Anuncios

¿Qué piensas de este artículo? Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s