Laicidad y fariseísmo de la clase política mexicana


Bernardo Barranco Blog

Alcaldesa Margarita Arellano

Laicidad y fariseísmo de la clase política

Por Bernardo Barranco V.

Hay una epidemia de doble moral político-religiosa que está contagiando la clase política mexicana. Gobernadores que entregan sus estados al Sagrado Corazón de Jesús, diferentes alcaldes que entregan apasionadamente las llaves de su ciudad a Cristo en actos masivos pletóricos de derroche religioso. Dicha contaminación de fervor parece más un grotesco carnaval que denota, en el mejor de los casos, la incapacidad para ejercer eficazmente las funciones públicas de funcionarios que se refugian en lo sagrado, como recurso de gobernabilidad. En otros casos, son actos de posicionamiento y de cálcu­lo costo-beneficio político.

Dicho exhibicionismo religioso está cargado de hipocresías. Los actores políticos que se desgarran las vestiduras invocando a Dios están señalados por sus dudosas prácticas en el ejercicio de sus funciones. Enriquecimiento inexplicable en el caso de Margarita Arellano, de…

Ver la entrada original 779 palabras más

Anuncios

¿Qué piensas de este artículo? Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s